¿Por qué montar un servidor casero? (I)

1454265099_cloudAunque tengo preparadas dos entradas (al menos), después de esta sequía de posts, esta primera entrada dedicada a los servidores caseros la quiero utilizar para reflexionar sobre estos dispositivos, y si nos hacen falta o no. Es cierto que en nuestras casas tenemos múltiples dispositivos (televisiones, ordenadores de sobremesa, portátiles, móviles, consolas de videojuegos) que son en sí mismos pequeños ordenadores (todos con su CPU, su sistema operativo y su conexión a una red), y que el tenerlos conectados nos ofrece grandes ventajas. Este post reflexiona sobre la necesidad de tener un servidor casero que centralice datos, que conecte todos los dispositivos entre sí, y que sea capaz de cubir las necesidades del mundo interconectado en el que vivimos.

Para geeks como yo, tener un servidor es una tarea tremendamente interesante, al que le sacamos un valor añadido cada vez que nos proponemos un proyecto con él (copias de seguridad, compartir ficheros, servidor multimedia), pero los menos interesados en esto de la informática se asustan al escuchar la jerga referente a servir archivos.

No es un centro de datos

Un CPD, Centro de Procesamiento de datos, Data Center o simplemente un centro de datos es absolutamente diferente: suelen ser habitaciones dedicadas a tener clusters de dispositivos, routers, y CPUs para el procesamiento de información.

cpd1
Esto es un Data Center

Un servidor casero no es más que una máquina que consume pocos recursos que sólo debe procesar la información generada en nuestra casa. Puede ser un portátil que ya no utilicemos, un ordenador de sobremesa que se ha quedado obsoleto, o un miniPC como el proyecto Raspberry o la alternativa coreana Odroid, que pueden ser configurados para la tareas que les queramos dar.

Tamaño de una Raspberry Pi
Tamaño de una Raspberry Pi

Este servidor estaría conectado todo el tiempo a nuestra red local, proporcionándonos una serie de servicios (repositorio de archivos, copias de seguridad, webcam, centro multimedia, etc.), que no precisan monitor ni teclado y que consumen pocos recursos (en términos económicos y de electricidad).

Posibles usos de un servidor casero

Aunque mi intención es hablar más extensamente de las posibles aplicaciones, se me ocurre, a botepronto, que un servidor casero puede ser utilizado como repositorios de todos los archivos multimedia que tengamos en casa, no sólo como almacenamiento centralizado, sino por la posibilidad de poder consultarlos y acceder a fotos, series, películas, música…

Nunca me cansaré de repetir que tener copias de seguridad de nuestros datos es esencial cuando uno depende tanto de sus dispositivos electrónicos (portátiles donde llevamos todo nuestro trabajo, nuestra fotos personales, nuestra colección de comics, etc.). Un servidor con acceso a un disco duro debidamente configurado puede hacer copias de seguridad periódicas y evitarnos disgustos posteriores.

Tener un centro multimedia hace que bajarse material multimedia (películas, series, música) y poder visualizarlo de una manera sencilla sea mucho más sencillo. Y hablando de descargas, instalar un servidor que descargue los torrents sin gastar muchos recursos es una ventaja añadida.

¿Necesitamos un servidor en casa?

Tener todos nuestros archivos (documentos, fotos, vídeos, música) repartidos entre todos los dispositivos de nuestra red wifi puede ser un auténtico infierno, porque aunque todos los dispositivos estén conectados, la dificultad para compartirlos es evidente, ya que es difícil incluso saber en qué dispositivo están almacenados.

La solución más evidente en nuestros días es tener un servidor casero con el propósito de que almacene todos esos datos. En efecto, es otro PC en nuestra red wifi, y no existe aparente justificación para tener otro ordenador en casa, pero es muy poco práctico tener tantos archivos repartidos en múltiples PCs o móviles o discos duros en casa. Este problema es común en este mundo de proliferación de medios digitales, y la solución, en efecto, es la centralización, y esto se consigue, precisamente, con un PC dedicado exclusivamente a almacenar y servir estos ficheros multimedia.

Este PC, como ya he comentado antes, no es un gran, caro y complejo ordenador, sino más bien lo contrario: un dispositivos que consume poco y que cabe en la plama de la mano, con un disco duro conectado de gran capacidad, sin monitor y sin teclado, como ya he mencionado antes.

Los proyectos y las ideas en las que podemos utilizar un servidor son múltiples, y dependen más de nuestra imaginación que de las limitaciones técnicas. Internet está lleno de ideas al respecto, con múltiple soluciones, variedaad de software y hardware para elegir. Si no tenemos un servidor casero, es porque no queremos.

1 opinión en “¿Por qué montar un servidor casero? (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *