Mi Raspberry Pi 2 (I): configuración básica

1456084196_raspberryPor fin me ha llegado mi Raspberry Pi 2. Aunque la configuración y puesta en marcha se hace muy rápidamente (aproximadamente un tarde, y sin tener que buscar mucho: hay multitud de manuales, tutoriales y vídeos circulando por ahí), no quiero dejar pasar la oportunidad de escribir los pasos que me han llevado a dejarla a mi gusto. Supongo que en los próximos días ampliaré este tema y escribiré más posts acerca de ello, ya que tengo pensamiento de darle más usos a mi Raspberry Pi, aparte de ser el Media Center que siempre he querido tener.

800px-Pi2ModB1GB_-comp

Aproveché una de las ofertas de una tienda online (no puedo, ni quiero, hacer publicidad de la tienda), en el que se vendía:

  • la Raspberry Pi 2,
  • la caja original,
  • el cargador,
  • un cable HDMI
  • Tarjeta microSD de 16Gb
  • y el dongle USB

Instalar Raspbian

El proceso es muy sencillo, ya sea para Windows o para GNU/Linux. En mi caso, utilicé la instalación desde GNU/Linux, porque mis equipos son Linux. Básicamente los pasos son:

  1. Bajarse la imagen de Raspbian
  2. Formatear la tarjeta microSD
  3. Copiar la imagen de Raspbian en la microSD

En mi caso, elegí Raspbian a propóstito, en lugar de NOOBS, porque me gusta Debian, me siento muy cómodo con Debian y conozco cómo configurar Jessie.

Arrancar la Raspberry Pi

Aunque el proceso en sí mismo es trivial, me hizo mucha ilusión arrancar por primera vez la Raspberry Pi, ver cómo se le encendían las luces y no detectar absolutamente ningún ruido (salvo un pequeño click del disco duro, que más adelante pasaré a comentar).

No tengo monitor con HDMI, sólo con las antiguas entradas VGA, ni tampoco teclado USB disponible, así que me interesé por la instalación headless de Raspbian, que es una instalación sin acceso a teclado ni a monitor, y que se hace mediante acceso SSH.

Conocer la dirección IP de la Raspberry Pi

En mi red doméstica, en el que tengo el rango de red 192.168.1.0/24, si bien se puede hacer un ping a 192.168.0.255, y ver qué equipos responden, creo que lo mejor es bajarse nmap y hacer:

sudo nmap -sP 192.168.1.0/24

El resultado será el siguiente:

Captura de pantalla - 190216 - 21:02:24

En esta captura de pantalla se ve que tengo varios dispositivos en la red, pero que el nuevo es OpenELEC, con la IP 192.168.1.115.

Ahora ya puedo conectarme vía SSH:

ssh pi@192.168.1.115

Para la conexión SSH, hay que recordar que el usuario es pi y la constraseña es raspberry. Una vez conectados a la Raspberry, podremos ejecutar raspi-config y cambiar algunos parámetros (yo sólo modifiqué la contraseña del ususario pi).

Es fundamental hacer una actualización de los paquetes de nuestra Raspberry Pi. Habitualmente es algo que hago siempre que instalo un equipo con Debian, y con Raspbian no iba a ser diferente:

sudo apt-get update && sudo apt-get upgrade -y

Establecer las IP fijas de la Raspberry

Si bien entiendo que mi red asigna las IP de manera automática (mediante el servidor DHCP del router), mi nuevo equipo raspberry debería tener una IP fija, dado que hace de servidor y tendría que tener acceso fácilmente, sin tener que averiguar la IP cada vez que me conecte. Asi que editarmos el archivo interfaces:

sudo nano /etc/network/interfaces

Debería quedar así:

source-directory /etc/network/interfaces.d
auto lo
 
iface lo inet loopback
iface eth0 inet static
# The primary network interface
address 192.168.1.115
gateway 192.168.1.1
netmask 255.255.255.0
 
allow-hotplug wlan0
auto wlan0
iface wlan0 inet static
address 192.168.1.116
netmask 255.255.255.0
gateway 192.168.1.1
wpa-ssid <nuestra red wifi>
wpa-psk <el pass de nuestra red wifi en HEX>
wpa-conf /etc/wpa_supplicant/wpa_supplicant.conf

En mi caso, para hacerlo más sencillo, he configurado la wifi desde el archivo interfaces, pero también se puede configurar desde wpa_supplicant.conf, como ya he explicado en otros post previos, y como se explica en esta web.

Instalar un disco externo

A pesar de tener 16Gb en la microSD, prefiero no usar la tarjeta más que para el sistema operativo, ya que para el almacenamiento es mejor, por rendimiento, velocidad y comodidad, un disco duro externo.

Hay varias opciones: disco de 2,5”, alimentado por USB, o un disco con alimentación propia. Si bien tengo los dos tipos de disco, a la hora de evaluar las dos alternativas, ganó la portabilidad, así que le conecté un disco alimentado por USB de 1 Tb, suficiente para hacer algunas copias de seguridad, bajar películas, etc.

Problema de voltaje con el USB

Existe un pequeño problema con el voltaje que da el USB a los discos duros. Nada importante, pero suficiente como para que un disco USB de cierta capacidad no termine de arrancar y se oiga un click lastimero.

La solución consiste en añadir una línea a un archivo de configuración:

sudo nano /boot/config.txt

La línea que hay que añadir es:

max_usb_current=1

Ahora podremos reiniciar:

sudo reboot

Nos volvemos a conectar mediante SSH, y buscaremos los discos que reconoce:

sudo blkid

Lo que nos aparece es algo así:

Captura de pantalla - 200216 - 13:23:57

Tendremos que ver la línea que nos interesa: /dev/sda1, que es el disco USB. El resto de líneas hace referencia a la tarjeta microSD. Nos interesa UUID=”4E1AEA7B1AEA6007″, que es el disco con formato NTFS que acabamos de conectar.

Aunque podría formatearlo como ext4, prefiero tenerlo así, para poder desconectarlo de vez en cuando y conectarlo a la TV, al decodificador de la tele por cable, etc, es decir, para aumentar la portabilidad.

Los pasos que sigo ahora son de Peter Legierski, acerca de cómo configurar un disco duro externo en la Raspberry Pi.

Instalaré primero los paquetes que me serán necesarios para más adelante:

sudo apt-get install ntfs-3g samba mc vsftpd

Ahora a crear los directorios y editar /etc/fstab:

sudo mkdir /media/shares/
sudo mkdir /media/shares/data
sudo sh -c 'echo "UUID="4E1AEA7B1AEA6007" /media/shares/data auto uid=pi,gid=pi,noatime   0   0 " >> /etc/fstab'
sudo mount -a

Ahora, si todo ha salido bien, podremos entrar en el disco duro y ver si todo a ha salido bien:

cd /media/shares/data
ls -la

Configurar el acceso: SAMBA y VSFTP

Si bien existen muchos manuales en los que se da mucho énfasis a la seguridad del acceso, dado que la Raspberry Pi se deja configurada para que se pueda conectar desde Internet, haga de servicio de bajada de Torrent o sea un servicio de nube privado, lo cierto es que en mi caso sólo lo utilizaré para asuntos locales. Dado que ya hemos instalado el servidor Samba, vamos a configurar el acceso para todos los equipos de mi red doméstica. Tras editar /etc/samba/smb.conf, añadiré estas líneas:

[raspberry]
comment = Archivos Compartidos de la Raspberry Pi 2
path = /media/shares
public = yes
guest ok = yes
directory mask = 0775
read only = no
writeable = yes

He notado que para mover muchos ficheros, el servicio FTP es más rápido que Samba, así que también lo dejo configurado, basándome en la web de Pi My Life Up. Editamos /etc/vsftpd.conf, modificando, descomentando o añadiendo las siguientes líneas:

anonymous_enable=NO
local_enable=YES
write_enable=YES
local_umask=022
local_root=/media/shares

Así, el único usuario, pi, podrá conectarse directamente al directorio compartido.

Enlaces de interés

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *