Blade Runner

Hace unos días leí unas críticas gratuitas a Blade Runner en Facebook. No debo hacer caso de Facebook, dado que casi toda la charla que aparece carece de sentido, pero estaba en un momento de mi vida en que me indignó la gratuidad de una crítica, sin haber visto y analizado la película antes. El hilo de la discusión comenzó por unos comentarios al trailer de la nueva película de Blade Runner. Tal discusión terminó en críticas feroces a la película original, acusándola de aburrida o apta para insomnes. Esta fue mi respuesta:

La ciencia ficción de la buena no se basa en ver naves espaciales, robots, viajes intergalácticos, ni críos matándose entre sí (toma puyazo, Juegos del Hambre). La ciencia ficción de la buena consiste en explorar un “what if?”.
En el caso de Blade Runner, los guionistas se basaron en el futuro distópico de varias novelas (entre ellas, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick), por una parte, y por otra, en la moda cyperpunk de los años 80 (el ejemplo más claro lo tenemos en las novelas de la Trilogía del Sprawl de William Gibson). Lo que explora Blade Runner es nuestra relación con nuestra propia humanidad, con las cuestiones filosóficas, religiosas y éticas que supone la ingeniería genética y la robótica, y dejar el poder en manos de multinacionales.
Pero no es el único tema. Blade Runner tiene un sinfín de lecturas y de niveles dramáticos. Si me permitís la analogía, plantearé el ejemplo de El Nombre de la Rosa. Casi todos los que hemos visto la película sabemos que el tema principal es el detectivesco: un monje que es una versión medieval de Sherlock Holmes es el encargado de llevar el peso argumental de la película. Pero como lectura única, se queda muy pobre. El libro habla de religión, de historia, de política, de sexo, de fisolofía. Se trata de una novela culta muy alejada de la película, con múltiples lecturas y muchos niveles dramáticos superpuestos.
Del mismo modo, y salvando las distancias, hacer una lectura única de género de aventuras cuando se habla de Blade Runner es quedarse muy corto. No es una película de aventuras, no aparece Lobezno dando zarpazos ni Tony Stark soltando chistes mientras le apalean los malos. Blade Runner muestra la tecnología más puntera al lado de los indigentes más pobres y decadentes. Muestra el poder de las llamadas transnacionales, por encima de cualquier gobierno legítimo; muestra la mezcla de culturas, prolija, abrumadora e hiperestimulante; muestra una realidad que no es real, pero sí nuestro deseo de percibirla como algo frívolo y superficial; muestra la frivolidad de una cultura urbana, la incertidumbre del ser humano como tal, la visión pesimista de la cultura urbana (es imposible separar qué es japonés, qué es europeo, qué es americano), en un ambiente opresor en el que siempre está lloviendo y es de noche.
En suma, muestra lo impersonal, frío y desapasionado que puede ser el ser humano en un futuro hipertecnológico.
¿Qué es la realidad? ¿Qué es el ser humano? Todas estas cosas están plasmadas de una manera genial e impecable en esta película. Entiendo que llegue a aburrir a algunos, si sólo hacemos un primer visionado esperando aventuras tipo Marvel, pero creo que es una obra maestra irreemplazable.
Si me preguntáis mi opinión sobre la nueva versión, permitid que sea bastante escéptico. Creo que será algo comercial, algo que no superará a lo original, que desde luego no marcará un hito en la ciencia ficción actual. ¿Qué quiero decir con ello? Un ejemplo: ved Ghost in the Shell (anime, año 95), y comparadla con la versión de 2017. Eso lo explica todo.

ACTUALIZACION: Resulta que he metido la pata, y creo que hay que enmendarlo. Blade Runner se estrenó en 1982, y Neuromante se escribió en 1984. Como véis, es imposible que el mundo decadente y post-moderlo de la película se basara en el libro. Gracias por la aclaración.

2 opiniones en “Blade Runner”

  1. He llegado a tu web por un articulo acerca de tu primer PC (un 486) y queria darte la enhorabuena, en general es interesante lo que escribes, pero acerca de este articulo de Blade runner queria hacer dos apuntes:
    1- Es imposible que los guionistas se inspiraran tambien en Neuromante puesto que la pelicula es de 1982 y Neuromante es de 1984.
    2- No podemos comparar el remake Ghost in the shell con la secuela de Blade runner, sobre todo teniendo en cuenta la gente implicada. Dennis Villenueve seguro que ha realizado algo muy interesante viendo su obra previa. El director de Ghost in the shell lo unico que habia hecho fue Blancanieves y la leyenda del cazador… no hay color.

    slaudos

    1. Muchas gracias por comentar. Creo que tienes opiniones muy interesantes acercade Ghost in the shell y la comparacion con Blade Runner. Creo, además, que estoy de acuerdo contigo. Como bien dices: ” no hay color”.
      Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo contigo con mi metedura de pata con respecto al poner el inicio del cyberpunk en 1982, y no en 1985. Mis disculpas, porque tienes toda la razón: Neuromante fue posterior. Ahora añado una pequeña nota en el post.
      Muchas gracias de nuevo y un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *