Ratón bluetooth en Debian Stretch

El ratón con el que había estado trabajando en los últimos meses era malo. Pero malo con ganas. Era un ratón Trust, que en teoría no debería dar (muchos) problemas, pero el caso es que sí, los daba. Y constantemente. Más tarde comencé a leer pésimas críticas en Internet de los usuarios: sobre todo que fallaban los botones principales del dispositivo, con lo que no era posible hacer click izquierdo (ni derecho) para las tareas habituales. Por eso decidí ayer comprar un ratón mejor, con el que poder trabajar a gusto sin que me dé problemas.

El ratón que me daba problemas

El caso es que decidí comprar un ratón algo más caro, pero más fiable. Creo que la comodidad es algo fundamental en un dispositivo que tienes agarrado la mayor parte del tiempo que estás frente a un ordenador. Así que escogí un ratón pesado, suave y ergonómico, y me decanté con por Sculpt Comfort Mouse de Microsoft.

Primer problema

El dispositivo tiene muy buena pinta, y lo primero que hice al llegar a casa fue sacarlo de su caja y conectarlo al PC. ¿Conectarlo? ¿A dónde? Casi todos los ratones inalámbricos ya disponían de un pequeño dongle USB que permitía su uso. Y además, era conectar y listo, no había que configurar nada, ni en Linux, ni en Windows.

Dongle USB que suele venir con los dispositivos de entrada inalámbricos

Cuando ya había destrozado todo el envoltorio y la caja del nuevo ratón advertí la marca azul de bluetooth. Aunque reconozco que entré en pánico durante unos minutos, recordé que yo sí tenía un dongle para conexión bluetooth que nunca había utilizado y que incluso pensé en tirar a la basura. Pues ya era hora de que le diera uso. Supongo que los fabricantes (Microsoft, en este caso) pensaron que el equipo ya tendría una conexión bluetooth, como los portátiles, pero obviaba que hay usuarios que no tenemos ni portátil con bluetooth, y mucho menos, usamos MacOS X o Windows en cualquiera de sus versiones.

Instalación de los paquetes

En el caso de Debian (en el momento de escribir este post, Stretch), los paquetes a instalar son los siguientes:

sudo apt-get install bluetooth bluez bluez-tools rfkill blueman

Afortunadamente, el dongle se reconoce nada más conectarlo. Con la orden:

sudo systemctl status bluetooth

podremos saber cúal es el estatus del servicio de bluetooth, y en caso de que no esté activo, lo iniciamos:

sudo service bluetooth start

Después hay que asegurarse de que nuestro dispositivo no esté bloqueado (ratón, teléfono, auriculares, etc.):

sudo rfkill list

En mi caso, obtengo esta salida:

sudo rfkill list
   0: hci0: Bluetooth
     Soft blocked: no
     Hard blocked: no

Si por alguna razón está bloqueado, lo desbloqueamos así:

sudo rfkill unblock bluetooth

Conexión al dispositivo

Aunque hubiese preferido hacerlo mediante consola, desde Debian Stretch no se puede, por los problemas y bugs de algunos paquetes (que fueron retirados convenientemente de la versión Debian 9). Aunque hay versions front-end para Gnome y KDE, he optado por la más sencilla, una que sólo utiliza GTK: blueman.

apt-get install blueman

Por alguna razón, no aparece el icono en el menú, así que habrá que ejecutarlo a mano, con la orden blueman-manager.

El proceso posterior es muy sencillo. Hay que seguir la secuencia Buscar -> Emparejar -> Confiar -> Conectar.

Después de eso, el ratón funciona perfectamente, salvo el boton azul lateral (es una feature de Microsoft que únicametne funciona en Windows y que no hubiese utilizado, de haberla tenido disponible en Linux).

Aunque estuve navegando media tarde para encontrar soluciones, la solución más sencilla la encontré en maketecheasier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *